Vigorizado

Ser constante es fundamental, recorrer con elegancia el camino deparado o imprevisto es esencial. Con cabeza en alto, ya que, en el umbral espeso como si de una neblina oscura se tratase; te impide ver más allá. No solo a lo que lejos se refiere, sino también, aquello que poseemos tan de cerca y no sabemos valorar.  

Pesares desgarradores, como cual navaja cortan tendones que nos dejan marcados e inútiles en el avanzar, es decir, en todo aquello que nos queda enfrentar. No deben ser vistos como una cicatriz a fuego que no nos deja pensar, es más, aquello nos da en que pensar, recordar; aquello que no nos mató, nos fortalece, aquello que no nos frenó, nos motiva, aquello que no nos extenuó, hoy nos vigoriza. 

Hagan uso de la razón

Este ensayo será breve, breve como el tiempo que fluye sin cesar; tanto como cualquiera que acciona sin pensar. Sin pensar en el pesar consecuente de sus actos, por suerte, de esto yo me jacto. Lo importante está en hacer, deplorable es la crisis catártica. Analizar u observar una situación en concreto solo se desenvuelve en un duro golpe contra el concreto. Disculpen si con las palabras juego, es un escape del martirio constante. En fin, solo hagan uso de la razón o sin razón hagan; pero hagan. 

Expresión en papel

¿Por qué tenías que llegar?  
Maldigo todo encuentro fortuito.
 Es que me conozco perfectamente,
Es que conozco genuinamente mi mente.
No me sacio como si de un vacío tratase, 
Con ansias espero que esto pase. 
Lo incómodo es el juego,  
Cordialmente te invito a que seas. 
 A que seas libre y que,  
Con honestidad me seas. 
Cuantos ahí fuera están esperando un fallo mío, 
Que esperen o callen; 
Ya no me fío. 

Saturación

He conocido y conozco muchísimas mujeres,
Cada una con su particularidad.
He estado y estoy con ellas,
Pero ninguna con su particularidad.
Está de más decir que no hay narcisismo en mis letras,
Solo reflejan mi momento.
Ninguna de ellas me llena,
Como ella refleja esos momentos.
Esto es solo un sordo ruido,
De todo lo que estoy obligado a callar.
Por lo menos esto me desahoga,
Y me ayuda a saber por qué vale la pena callar.
No sé por qué, solo sucede,
Ahora estoy saturado de pensar.

Enfermizo

Solo el hecho de pensar, analizar y catalizar mi momento,
Se vuelve un acto que me aborrece.
Pensar en torno a un futuro borroso donde,
todas las opciones son cuestionables.
Analizar se vuelve el mejor pasa tiempo para un sádico,
los detalles son las fragmentaciones más dolorosas.
Porque catalizar todo esto,
direcciona mis ideas de una forma petulante.
Esta trinidad de acciones,
me hacen sentir un enfermo de mi anhelo.